Muñecas

 

 

panenka1Cuando mi hija era pequeña, mi hermana María le regaló una muñeca en traje típico, muy linda. La niña no pudo entender que la muñeca no era para jugar, sino más bien para tenerla sentada en el cuarto y comenzó desvestirla y vestirla, hasta que la muñeca terminó “desnuda” y olvidada.  Cuando nació mi nieta  Ana Lucía en México, pensé en llevarle algo bien especial y se me ocurió hacerle una muñeca checa. Compré una que me gustó mucho, la desvestí y le hice el traje típico. Claro que no tan elaborado, como son muchos trajes de mi tierra, más bien un sencillo. pero fue el éxito. Cuando la vieron mis otras nietas, (que hacía rato dejaron de jugar con muñecas) también querían una. Y la mamá de mi vecina Claudia también quiso para sus nietas. Así que de una, resultaron seis.

Pero volví a mi niñez y me divertí como una loca. Y este fué el resultado :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *