Alfons Mucha

 

 

mucha 3Uno de los representantes más importantes del estilo llamado “Art Noveau” nació en el pueblo moravo de Ivančice el 24 de julio de 1860. Después de los estudios en el gimnasio de Brno trató, sin éxito, entrar a la Academia en Praga y comenzó a trabajar como escribano en un juzgado de su ciudad natal. Le gustaba pintar desde muy joven, una de las pinturas data cuando tenía quince años y se llama “Juana de Arco en la hoguera”. En esa época también se dedicó al teatro donde pintaba las decoraciones y los carteles.

A eso mismo se dedicó en Viena, a donde llegó en 1875. Después de algunos años de permanencia en la capital austriaca, regresa a su natal Moravia para irse después de un tiempo a estudiar en la Academia de Munich y dos años después a Paris, donde entra en la Academia Julian. En el año de 1892 ilustra las “Escenas de y episodios de la historia alemana” . Tres años después recibe el encargo de pintar un cartel para la actriz francesa Sarah Bernard en su papel de  Gismonda (obra del escritor francés Victorien Sardou). Esta pintura, más algunos otros carteles para el “Théâtre de la Renaissance” como los que anunciaban a “La dama de las camelias”, “Medea”, “Hamlet” y otros, le abrieron el camino en el mundo artístico y lo lanzaron a la fama. Pero Mucha no se quedó pintando solo los cuadros y carteles. Una  buena parte de su tiempo la dedicó a  la publicidad. Diseñaba y pintaba etiquetas para distintoos productos como el chocolate, las galletas, cerveza y otros. Fue autor del diseño del primer sello de correos que se lanzó con motivo de la proclamación de la entonces Checoslovaquia y de sus primeros  billetes.

A pesar que Mucha vivió mucho tiempo en el extranjero, amaba profundamente a su patria a la cual regresó en 1910. Ya durante su estadía en los Estados Unidos pensó en pintar en una serie de grandes  cuadros  con la temática de la historia eslava. Los llamó la “Epopeya eslava” y gracias a la ayuda de su mecenas norteamericano, Charles Crane lo logró, aunque se demoró 18 años pintádolos. Son 20 cuadros de tamaño 6 x 8 m que regaló, de acuerdo con su mecenas, a la ciudad de Praga. Es curioso, pero hasta hoy no se pueden ver en la capital checa, sino que están expuestos en el castillo de Moravský Krumlov. Tal fue el amor a su país, que cuando se terminó de construír la “Casa municipal” en Praga en 1912, (un edificio art nouveau, que es un centro cultural y de reuniones que cuenta con una gran sala de concierto), Mucha ayudó con la decoración sin cobrar honorarios. Así mismo hizo un vitral hermoso en la catedral de san Vito.
  Después de la ocupación alemana de  Checoslovaquia en marzo de 1939, Mucha fue detenido por la gestapo y aunque lo dejaron libre después de inerrogarlo,nunca se recuperó del drama del interrogatorio y de ver a su país invadido. Murió a los pocos meses de una neumonía (el 14 de julio de 1939). Está sepultado en el cementerio de Vysehrad en Praga, donde yacen los artistas más grandes de la nación checa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *