Memoria Arquitectónica

El patrimonio Arquitectónico de un pueblo es la historia viva que a traves de los años le recuerda a sus ciudadanos lo que aconteció en determinado momento de su trayectoria en el tiempo, aunque nuestro mundo ha tenido una serie de sucesos que en algún momento han desmoronado ciertos lugares, no pocos, generalmente sus habitantes han tratado de rehacer esas  construcciones que representan la dignidad, el desarrollo y la cultura de la ciudad.

Aunque en algunos casos, siempre sucederá, la cura es abrumadoramente salvaje con respecto a la enfermedad, generalmente, sobre todo en ciudades europeas, que han vivido el horror de las guerras y la destrucción indiscriminada, pareciera que como el ave Fenix, renacieran de sus cenizas, negando en absoluto que traten de borrar esa historia, que realmente, es lo que recuerda a un pueblo que sus ancestros, no solamente fueron seres que pasaron fugaces por un lugar, sino que ayudaron a crear la identidad de la que gozan sus habitantes. Este video Prague » Then and Now » 1890 – 2014, que les traigo es un ejemplo claro de lo que ha venido sucediendo en Praga, capital de la república Checa, un pueblo que ha soportado, no solamente las dos guerras mundiales, sino varias invaciones a su territorio en diversos momentos de su historia.

 

Quiero de todas maneras dejar un testimonio vivo con un par de imagenes de lo que muchas veces pasa, de manera inversa en nuestros paises latinos, dónde de la noche a la mañana, puede desaparecer un ícono arquitectónico, en este caso el ejemplo, no ha desaparecido, pero está a punto de desplomarse. Es la casa de estilo republicano que perteneció al fundador del Gimnasio Moderno, Agustín Nieto Caballero, Villa Adelaida, ubicada en la Carrera 7a con Calle 70. Las Fotografías son del Archivo familiar de Agustín Nieto tomado del Blog de Ana Aponte y del Blog Escombros del Tiempo.

 

 

Desplace el cursor de izquierda a derecha y viceversa en el círculo del centro de la imagen, para ver el antes y el despues de la imagen

VillaAdelaida

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + Diez =